La iluminación importa

La luz es un complemento decorativo y aporta dimensión y habitabilidad. Con ella podemos manipular las sensaciones de un espacio y realzar sus efectos. Es creadora de atmósferas y ambientes. La iluminación importa y mucho, somos sensibles a ella reaccionando emocionalmente, fomenta la productividad y mejora el estado de ánimo.

Luz natural debe ser controlada para evitar niveles excesivos de claridad, deslumbramientos y exceso de temperatura.

Estancia de lectura con sillas y mesa. Paredes en malva y molduras en blanco, ventanal.

Es importante tener en cuenta su orientación, dependiendo de hacia donde esté orientada una habitación recibirá una luz u otra.

. Sur: Una sala con esta orientación recibe luz durante todo el día. Es ideal para grandes salas como comedores o salones.

. Norte: En cambio la orientación norte solo recibe escasa iluminación. Podemos tener en cuenta ese tipo de habitaciones con esta orientación para actividades que requieran menos luminosidad como despachos, despensas o garajes.

. Este: Las zonas con esta orientación reciben luz durante las mañanas, así que, podemos tenerla en cuenta para aquellas actividades que solamos hacer a esta hora del día para aprovecharla al máximo. Para zonas muy calurosas esta orientación es adecuada ya que el calor recibido por la mañana se libera a lo largo de la tarde.

. Oeste: Estas zonas reciben mayor cantidad de luz a partir del mediodía. Si vivimos en zonas calurosas las salas con esta orientación se sobre calentarán mucho a última hora. Es ideal para ubicar los dormitorios de zonas frías.

Dependiendo de nuestros horarios y actividades podemos determinar cada sala en función de la orientación que tenga.

Cuando añadimos luz artificial es conveniente tener en cuenta los elementos con los que se va a trabajar, el material, los acabados, dimensiones del espacio…

La luz puede ser cálida o fría y tiene mucha relación con los colores. Las cálidas (o temperatura de color baja) reproducen bien los colores rojos, mientras que las frías (o temperatura de color alta) reproducen mejor los azules.

Algunos conceptos a tener en cuenta cuando estemos trabajando con la luz son las superficies y el uso del espacio y sus necesidades.

La superficie o el acabado de un material afectará mucho a cómo incida la luz en ese elemento. Si es una superficie brillante tendremos que controlar los reflejos para que no sean molestos. En cambio con las superficies mate no tenemos ese problema ya que no reflejan igual.

Bodegón con pared en malva grisaceo oscuro, macetas de cerámica en gris oscuro.

En cuanto al uso del espacio debemos tener en cuenta qué actividades y qué necesidad surgen de esas actividades para colocar una iluminación adecuada. Aquí es donde la iluminación importa más. No es lo mismo iluminar una zona de lectura que una cocina. Deberemos tener en cuenta si necesitamos una iluminación localizada o general, directa o indirecta, neutra o intensa, ornamental o de trabajo. 

De esta forma sacamos el mejor provecho de la iluminación haciéndola parte de nuestra decoración.

Si prefieres que te ayude o asesore con algún concepto no dudes en ponerte en contacto https://mardelesteinteriores.com/hablamos. Sígueme en instagram para más tips https://www.instagram.com/mardeleste_interiores/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.