Texturas y acabados

En la decoración buscamos comunicar, ya sea a través de los colores con su amplia gama o a través de las texturas y acabados de los materiales.

Hoy en día hay una amplia variación de texturas y acabados. Nos podemos ayudar de ellas para expresar, comunicar, compensar… y aquí no solo entra el sentido de la vista, también el del tacto ya que textura y acabados suelen ser bien apreciados por el último. Vamos a especificar cada una de ellas.

La textura es la forma en que están entrelazadas las fibras de un tejido, lo que produce una sensación táctil y/o visual.

Las texturas pueden ser rugosas o lisas en diferentes grados.

Las primeras dan sensación de movimiento ya que crean pequeños juegos de sombras y luces por sus ondulaciones, arrugas, pliegues y dobleces. La luz nunca incide igual en las diferentes texturas. Además de aportar movimiento, son robustas por las «imperfecciones» que las componen.

texturas y acabados. Detalle de textil rugoso con motivos étnicos. Detalle de pared rugosa en marrón
detalle texturas rugosas

Por otro lado, las texturas lisas son estáticas, al contrario que las rugosas. Al no tener esas imperfecciones la luz queda plana en ellas y no aporta movimiento. Además, son refinadas porque la superficie es regular y da sensación de pulcritud.

Texturas y acabado. Detalle de cortina blanca lisa con pliegues.
detalle de texturas lisas

Es el turno de los acabados. Se podría decir que lo acabado es aquello que está completo o acabado de hacer. Cuando hablamos de un material se refiere al resultado que se le ha otorgado al ser acabado. Me refiero a mate o brillante.

El acabado mate carece de brillo y aporta una sensación cálida y relajada. El brillo siempre se ha relacionado con la ostentación y el lujo pero en los últimos años el acabado mate ha ganado prestigio y nos transmite calidad y modernidad.

Texturas y acabados. Detalle de baldosas blancas y negras en mate. Taburete en madera de mango mate
detalle de acabado mate

Todo lo contrario es lo que nos aportan los acabados brillantes. Generan frescor o frío dependiendo de cómo se combinen o el grado de brillo que tenga el acabado. Si es un brillo muy potente y, además, es en colores fríos como el blanco o azul la combinación resultante puede ser demasiado fría. Si contrarrestamos con colores cálidos nos transmitirá frescor y suavizamos el efecto.

texturas y acabados. Baldosas de cocina blanco brillantes

Así que, teniendo claro lo que queramos que una estancia transmita o comunique, juega con las texturas y los acabados que más te gusten para darle toda la personalidad que se merece.

Si prefieres que te ayude o asesore con algún concepto no dudes en ponerte en contacto https://mardelesteinteriores.com/hablamos. Sígueme en instagram para más tips https://www.instagram.com/mardeleste_interiores/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.